S.I.P.B Catedral de Santa María del Prado

Se trata de la más posterior de las tres iglesias góticas de Ciudad Real. Comenzada oficialmente en el siglo XV, no será hasta 1514 cuando se termine la construcción del último tramo de la bóveda, la que corresponde al coro. Por tanto podemos enmarcar esta construcción en el último gótico con presencia renacentista en algunos detalles.

En el exterior, el templo presenta tres sencillas portadas: al Norte la de Umbría, al Sur la del Mediodía, de factura gótica aunque con tímpanos labrados del siglo XIX, y la tercera y más interesante se sitúa a la fachada de Poniente, es la Puerta del Perdón datada en el siglo XIII y con decoración vegetal arcaizante.

El interior es de una sola pero inmensa nave, cuyas dimensiones son 34 metros de altura, 53 metros de longitud y 18 metros de anchura. Es, después de la de Gerona, la catedral de nave única más grande de España.

Sin duda, la obra más importante de la Catedral es el Retablo del Altar Mayor, obra maestra de Giraldo de Merlo, finalizado en 1616. Incluido cronológicamente en el Barroco, respira, sin embargo, un sereno clasicismo. Está dedicado a la Virgen del Prado, patrona de Ciudad Real, obra moderna del escultor valenciano Raussel y Llorels.

Una curiosidad que pocos conocen es la enrome vinculación de la Catedral a las Órdenes Militares, desde que se convirtiese en Priorato de las mismas. De ahí las diferentes referencias que existen tanto en el paseo del Prado como en el mismo edificio a los escudos de Calatrava, Montesa, Santiago y Alcántara.

 Entrada gratuita.

 

   abril – septiembre

De lunes a domingo: 8.30 – 13.00 y 18.30 – 21.30 h

   octubre – marzo

De lunes a domingo 8.30 – 13.00 y 18.00 – 20.00 h

 

Por la ventana exterior del camarín se puede ver como giran a la Virgen del Prado minutos antes del cierre de la catedral.